miércoles, octubre 08, 2008

10º Trabajo de Hércules: los bueyes de Gerión.

Euristeo, impulsado por Hera, impuso a Hércules su tarea más difícil de todas: robar la manada de bueyes que pertenecía a Gerión; estos animales estaban protegidos y custodiados por un ser gigantesco llamado Euritión y por su monstruoso perro, cuyo nombre nos roba una sonrisa. Además de estos obstáculos, el propio Gerión era un gigante de tres cabezas, tres troncos, seis brazos y seis piernas; varias veces se lo había visto acompañado por sus tres hermanos, igualmente monstruosos.
En su camino a la isla de Gerión en Eritia, Hércules llegó al punto donde el Atlántico se une al Mediterráneo y creó las columnas que desde ese momento llevan su nombre y que, actualmente, llamamos Estrecho de Gibraltar, ubicado entre España y Marruecos.
Abrasado por el intensísimo calor de aquellos parajes, Hércules tomó la osada decisión de disparar sus flechas contra Helios, el sol, quien quedó completamente sorprendido por la valentía y la desfachatez del hijo de Zeus y, en lugar de atacarlo, aceptó de buen grado ayudarlo. Hércules le pidió prestada la copa de oro con la cual Helios surcaba los cielos y éste acepto, aunque no estuvo muy a gusto.
Fue así como llegó a Eritia e inmediatamente tuvo que soportar el ataque del descomunal perro que guardaba a los bueyes (el del nombre divertido) y que cayó bajo la fuerza del semi dios con un golpe de su cachiporra que terminó el combate. Luego de la victoria, Hércules enfrentó a Euritión, dueño del pichicho, quien también fue vencido por el invasor.Hércules llegó hasta los animales y comenzó a llevárselos, siendo esto visto por Menetes, quien acudió a Gerión a contarle lo que estaba ocurriendo.
Esto produjo el encuentro de estos dos guerreros.




El gran monstruo alcanzó a Hércules a orillas del río Antemo y se produjo una de las batallas más tremendas que nuestro protagonista tuvo que enfrentar en toda su vida. Eran dos colosos impactantes combatiendo con todas sus fuerzas, sabiendo que solo uno de ellos saldría de allí con vida.

En la imagen vemos una pintura que recuerda el gran combate.





Se cuenta que la propia Hera acudió a combatir junto a Gerión, pero un flechazo recibido en el centro del pecho la apartó de la contienda.
Finalmente, Gerión no pudo resistir a su rival y cayó derrotado.
En su camino de regreso, Hércules tuvo que enfrentar a los hermanos de Gerión y también pudo vencerlos; luego fue atacado por unos indígenas entre los cuales desató una carnicería salvaje. También venció a dos hijos de Poseidón, Alebión y Dércino, que trataron de robarle la manada y luego mató a Caco por el mismo motivo.
Antes de que se terminara la terrible tarea, Hera envió unos tábanos enormes contra los bueyes y éstos enloquecieron y se dispersaron por todos lados siendo unos cuantos recuperados por Hércules. Aquellos que no fueron atrapados vagaron libres y tuvieron enorme descendencia.
Al entregar los animales, Hércules clamó su libertad por haber cumplido con los diez trabajos, pero como Euristeo no le reconocía dos le impuso una nueva tarea.
Gran pregunta: ¿Cómo se llamaba el monstruoso pichicho? Participe y gane estupidísimos premios.

9 Comments:

Blogger Nemesio said...

Hola Centauro,
Regreso luego de un tiempo ausente.
Como siempre muy buena la historia. Pobre Heracles tuvo que matar a todo el mundo para conseguir esos bueyes. Esta seguro que no tuvo que pelear tambien con los titanes o con 300 gigantes verdes?

Le aviso que tiene un error en la descripcion de Gerion. Dice cabezaas en lugar de piernas.

octubre 08, 2008 11:15 a. m.  
Blogger El Profe said...

¡Sí,si! Muy interesante.. y tres cabezas o seis cabezas pero...¡el nombre! ¡¿Cómo se llamaba el pichicho?! ¡¡¿¿Cómo?'!!

octubre 08, 2008 2:08 p. m.  
Blogger Centauro said...

Gracias por el comentario, Nemesio, y por la corrección, ya está solucionado.
Sí, realmente Hércules tuvo que matar a un montón de gente para conseguir terminar la tarea.

Agregué la pregunta al final de la publicación para ver si alguno puede develar el enigma, Profe.
¡Pobre pichicho, llamarlo así!

octubre 08, 2008 3:27 p. m.  
Blogger El Profe said...

¡Quiero mi estupidísimo premio! La respuesta es...¡Tujes! No,no..es ORTO —jua-jua-jua— bueno, cómo iba a saber Euritión que nosotros deformaríamos el significado de ese nombre ¡Gracias Google!

octubre 08, 2008 5:55 p. m.  
Blogger Centauro said...

Felicitaciones, Profe, su respuesta es correcta. Realmente qué perro del... demonio.
Se ha hecho acreedor a... tres botones viejos, una máquina de afeitar usada de dueño desconocido y un diario incompleto del 4 de Julio de 1971.
Eso sí, para recibir su premio tendrá que sortear el perro que está en la puerta, se llama Colita.

octubre 09, 2008 8:13 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Muy bueno el cuento, ahora digo yo tanto quilombo por unas vaquitas. Ni que hubiera paro del campo en la grecia antigua.

Sir Paul K Peyronel

octubre 09, 2008 10:31 a. m.  
Blogger Centauro said...

Mire, Peyronel, le puedo asegurar que con los despelotes que han habito en tierra helena el corte del campo en Argentina queda reducido a un simple juego de niños.
Además... se Euristeo ordenaba, Hércules obedecía.

octubre 10, 2008 2:32 p. m.  
Blogger Ramiro said...

Pero no escribas en amarillo

diciembre 09, 2013 6:55 a. m.  
Blogger Centauro said...

Bueno, Ramiro, me pareció en su momento que quedaba bien y después solo seguí. No está mal para un daltónico.

marzo 03, 2014 12:04 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home