jueves, septiembre 13, 2007

La Odisea. Canto X

El próximo destino fue Eolia, tierra del dios Eolo, señor de los vientos, donde permanecieron por espacio de un mes, luego de lo cual Eolo entregó a Odiseo un cofre que contenía todos los vientos, excepto el céfiro para que los impulsara a través de las olas. Luego de varios días de navegar tuvieron las costas de la querida Ítaca a su vista y Odiseo sintió que todo había terminado ya; el héroe se echó a descansar y se quedó dormido. Fue en ese entonces que sus hombres sintieron envidia por el regalo de Eolo, creyendo que sería oro y joyas; ellos creyeron tener el mismo derecho al tesoro y abrieron el cofre. Todos los vientos fueron liberados y se produjo una terrible tormenta que devolvió el barco a Eolia.
Nuevamente Odiseo se presentó a Eolo y solicitó su ayuda, pero el dios comprendió que esos navegantes no era del agrado de los dioses y los echó fuera de su isla.
De allí se dirigieron a la tierra de los lestrigones, de enorme talla, tres fueron a investigar al palacio, pero su jefe, Antífate, devoró a uno de los amigos de Odiseo. Los lestrigones lanzaban enormes rocas por cientos y mataban a los navegantes y hundían los barcos. Solamente se salvó la embarcación en la que el propio Odiseo estaba.
De allí llegaron a Gea, donde habitaba la maga Circe, se hicieron dos grupos y al dirigido por Euríloco le tocó en suerte ir a descubrir el lugar. En el palacio de Circe vieron lobos y leones, pero su sorpresa fue enorme cuando estos animales los recibían con agrado, como invitándolos. Todos entraron menos Euríloco, quien sospechaba algún engaño.
Circe convidó a los hombres con una bebida y luego los tocó en la cabeza y todos quedaron convertidos en cerdos al instante. Al ver esto, Euríloco huyó hacia el barco y contó todo a Odiseo con la fuerte intención de irse de allí lo más rápido posible, pero el héroe decidió rescatar a sus hombres.
En el camino, Odiseo fue detenido por Hermes, quien dio a Ulises una raíz que lo protegería del hechizo de Circe y le aconsejó que la amenazara para que ella accediera a sus demandas, luego de lo cual la maga lo invitaría al lecho y él no debería negarse.
Al llegar al palacio, Odiseo vio a Circe en medio de una manada de animales salvajes, los cuales permanecían a su alrededor, perfectamente calmados.
Odiseo fue convidado con la misma bebida que sus hombres y luego Circe lo toca en la cabeza, pero se sorprende como nunca al ver que no se convertía. Odiseo la arrincona contra una pared con su espada desenvainada y Circe recuerda la profecía que decía que esos hechos ocurrirían. Circe jura que jamás tratará de engañarlo de nuevo y ambos comparten el lecho.
Por pedido de Odiseo, Circe devuelve su forma humana a los hombres y, por pedido de la maga, él trae del barco a los restantes compañeros.
Allí permanecieron un año luego del cual Odiseo rogó a Circe que lo ayudara en el viaje. Ella lo envía a ver a Tiresias, el adivino ciego que mora en el Hades.
Antes de partir, el joven Elpénor, completamente ebrio, cae al suelo desde cierta altura y se rompe el cráneo contra las rocas.
Circe les entrega un cordero y una oveja negra antes de partir.

10 Comments:

Anonymous El profe said...

¡Esto se pone apasionante! Bueno, para aquellos que gustan de leer y recordar, asimismo asociar los hechos mitológicos con tantas figuras actuales, por ejemplo la ciega codicia de los inmediatos colaboradores del héroe que devino en esa tormenta —aunque es difícil, se debe admitir que el propio Odiseo fue negligente al echarse a dormir tan cerca ya de su casa, pero en fin— y su retroceso que les significó mas desventuras.
Si me permite, Don Quirón, en el título del anterior canto, el número romano indica "onceavo" y corresponde "noveno" ¿verdad? es sólo un corrimiento del palito pero talvez se pueda corregir. No puedo pensar en que sean muy pocos los que aprecian sus prolijos y bien ilustrados relatos, pero no deja de extrañarme la ausencia de más comentarios, por eso le digo que lo suyo es muy bueno y que no se desanime y continue revisando estas interesantes historias. Un abrazo.

septiembre 14, 2007 6:02 p. m.  
Blogger Centauro said...

Como siempre, Profe, me muestra mi parte más equina. Ya mismo corrijo el detalle del palito... ¡Ya está!
Por supuesto que la mitología no hace más que mostrarnos la naturaleza humana con una belleza pocas veces vista, justamente eso es lo más importante de todo, para aprender qué y quiénes somos.
Acerca de la negligencia de Odiseo puede decirse que no se imaginó jamás que sus amigos abrirían el cofre, que se confió, que no podía hacerse cargo de preveer todo, etcétera; hay tantas explicaciones como gente que quiera aventurarlas.
Con respecto a los comentarios, creo que se ha producido una baja significativa en todos lados; Ailin y Don Kace no actualizan su blog hace meses (y no sé si volverán) y el hecho de que yo esté participando mucho menos en otros blogs (mi ocupación no me lo permite) hace que otros se sientan menos tentados de visitarme a mí.

Por lo demás no se preocupe, Profe, tengo un compromiso (al menos con usted) y la Odisea será presentada en forma completa, igual que los Perfiles Griegos.
Sinceramente gracias.

septiembre 15, 2007 8:22 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Don caballo, no se preocupe que yo entro con regularidad a su blog, para leerlo. Los comentarios se los dejo a gente con mas tiempo, y mas cosas interesantes que decir. Pero espero con ansias cada entrega de la historia de odiseo.

Sir Paul K Peyronel

septiembre 17, 2007 12:55 p. m.  
Blogger Dr. Culiáo Rivarola said...

por medio de la presente el Sr. Homero de Atenas le exorta al equinoahominido a garpar las regalias por derecho de autor correspondientes

la suma de 1.000.000 de Sextercios (yo decidí cobrar la suma en moneda romana porque como todos sabemos la griega no sirve pa´nada)

queda ud. devidamente notificado

septiembre 17, 2007 4:54 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

¡"devidamente"?!? ¿Será porque es al estilo De Vido Julio? ¡Horror!

septiembre 18, 2007 11:35 a. m.  
Blogger Centauro said...

Muchas gracias por sus palabras, Peyronel, lo que pasa es que si no dejan comentarios no tengo idea de quién o cuando ingresa y por eso dije lo anterior. Le agradezco su paciencia a mi equina prosa.

No se me haga el pispireta, Dr. Culiáo, que con el Homero hemos tenido largas charlas y varias veces lo fui a visitar al Hades, como también hizo Odiseo (ya verán) y sé que mi amigo Homero no tiene problemas con los derechos de autor.
Además, le informo que cualquier obra pasa a ser considerada "patrimonio de la humanidad" luego de cincuenta años de la muerte del autor. Y Homero lleva muerto como 3.000 años, así que...

Pero, che, no lo mortifiquen al pobre picapleitos que ya mucho tiene con su propia vida como para que encima le pidan que hable bien, o escriba bien.

septiembre 19, 2007 3:07 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Tiene razon Centauro tratare de comentar mas seguido. Mientras espero las siguientes entregas.

Sir Paul k Peyronel

septiembre 20, 2007 12:31 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola
encontre el blog porque estoy jugando en Neurona Rabiosa
y queria saber si el pajeroglifico 3 tenia algo q ver con Marzo y Abril...
Si asi fuera, necesito q me des una pista de qué tiene q ver con el hombre del medio..

Gracias!

septiembre 20, 2007 6:20 p. m.  
Blogger Nemesio said...

Quiron,
ya que anda pidiend que dejemos nuestra marca le dejo la mia.
Me encanta este blog y lo leo siempre y desde ahora tratare de participar mas.
Saludos

septiembre 21, 2007 9:34 a. m.  
Blogger Centauro said...

Por favor, Sir Peyronel así como también Nemesio, no se tomen mis palabras como si los estuviera presionando para dejar comentarios, yo también visito algunos blogs donde no comento nada y por supuesto que tanto ustedes como yo tenemos el derecho de hacerlo cuantas veces queramos.
A lo que me refería es que no tengo forma de saber quién entra si no deja un comentario, pero si yo quisiera saber cuanta gente entra por día solamente tendría que revisar el contador de visitas ubicado en la parte inferior del blog y me sacaría la duda.
Muchísimas gracias a ambos por sus comentarios y bienvenido Nemesio, espero que siga visitandome aquí, ya sea con o sin comentarios.

Anónimo: el juego de neurona fue abandonado momentáneamente por cuestiones de tiempo en un nivel inferior al que me pregunta. Si alguna vez sigo será un placer ayudarlo (aunque como no me dejó forma de comunicarme no sabría cómo hacerlo... pero en fin).

septiembre 21, 2007 12:21 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home